Elige que categorias deseas ver
"Aprovechando que este jueves se estrena la más reciente película de Condon, el remake con actores en vivo del clásico de Disney "La Bella y la Bestia", aprovecho en hacer un breve repaso por su carrera."

Bill Condon es un cineasta muy interesante, capaz de desarrollar historias muy humanas en la pantalla grande, pero que también es contratado, de cuando en cuando, para dirigir largometrajes de poco interés. No tiene la carrera más consistente del mundo, necesariamente, pero su filmografía está llena de cintas personales, thriller intrigantes, dramas bien actuados, y sí, un par de películas de "Crepúsculo" que claramente solo hizo porque necesitaba dinero. Hey, hasta los directores de cine talentosos que tienen que pagar las cuentas cada fin de mes.

En todo caso, aprovechando que este jueves se estrena la más reciente película de Condon, el remake con actores en vivo del clásico de Disney "La Bella y la Bestia", aprovecho en hacer un breve repaso por su carrera. De esta manera, se darán cuenta de lo ecléctica que ha sido, y con suerte, sabrán qué esperar de esta (potencialmente) mágica película.

"Candyman: Adiós a la carne" (1995)

Si debo ser honesto, no me esperaba que la primera película para cines de Condon fuese una entrega de "Candyman". Adiós a la carne es una secuela de la primera "Candyman", un filme de terror que nos cuenta una nueva historia basada en la novela de Clive Barker, protagonizada por un artista e hijo de un esclavo al que le cortaron la mano y luego fue asesinado. Sangrienta, llena de escenas de muertes grotescas y poblada por personajes poco desarrollados y nada interesantes, "Adiós a la carne" es una película que se gana su calificación para mayores de 18 años, pero que sin embargo no logra extraerle muchos gritos a su público. No puedo decir, por ende, que la carrera de Condon haya tenido un gran comienzo, precisamente.

"Dioses y monstruos" (1998)

Esto está mejor. Claramente Condon (o al menos el Condon de los años noventa) le tenía mucho cariño al cine de terror, por lo que después de dirigir un largometraje perteneciente al género, decidió contar la historia de uno de los cineastas de terror más influyentes de la historia. "Dioses y monstruos" trata sobre los últimos días del famoso director de Frankenstein (1931), James Whale. Protagonizada por un magnífico Ian McKellen, y por un sorprendentemente eficaz Brendan Fraser (sí, Fraser puede dar una gran actuación dramática cuando quiere), "Dioses y monstruos" es un drama que cuenta una historia muy humana y que, dado el tema central, debe haber resultado ser muy personal para su director. De lo mejor que puede uno encontrar en la filmografía de Condon.

"Kinsey" (2004)

"Kinsey" trata sobre la exploración de la sexualidad humana, sí, pero también sobre una época en que dichos descubrimientos eran considerados como algo sucio, poco ético. Alfred Kinsey fue un investigador de la sexualidad humana, cuya publicación de 1948, "El comportamiento sexual en el hombre humano", fue uno de los primeros trabajos científicos en tratar la sexualidad. Interpretado por un excelente Liam Neeson, el Kinsey de la película se siente muy humano, muy real, interesado en su trabajo y en sus casos, sí, pero también lleno de dudas y conflictos internos. Puede que la cinta se sienta algo simplificada por momentos —después de todo, no se podía ahondar tanto en su trabajo en solo dos horas de metraje—, pero en general, Kinsey es una historia bien contada y mejor actuada, tan relevante ahora como en el 2004.

"Dreamgirls" (2006)

"Dreamgirls" es conocida como la película que le valió un Oscar a Jennifer Hudson y por la que Eddie Murphy estuvo nominado, premio que perdió debido a su participación en la nefasta "Norbit". Y sí, las actuaciones en "Dreamgirls" son espectaculares, pero tampoco podemos dejar de mencionar el trabajo de Condon, quien la otorga mucha energía, color y diversión a una película potencialmente cursi. Se trata de un musical muy entretenido, protagonizado por personajes que se sienten más como presencias legendarias que como verdaderos seres humanos, algo que para mi sorpresa, no me fastidió demasiado —va muy bien con la estética y el estilo de "Dreamgirls", uno de los musicales más divertidos y mejor cantados que jamás haya visto.

Crepúsculo: Amanecer, Parte 1 (2011) y Parte 2 (2012)

No.


Mentira, OK, algo tengo que escribir sobre esto. Basta con decir que Condon dirigió este par de cintas únicamente por el pago; después de todo, ni siquiera alguien tan talentoso como él es capaz de convertir piedra en oro. Fuera de los horribles guiones, personajes poco creíbles u odiosos, la trama absurda, el final anticlimático y los pésimos efectos especiales (estoy seguro que esa bebé sintética formó parte de las pesadillas de más de un miembro del público), se nota que tanto la primera como la segunda parte fueron dirigidas en piloto automático (de hecho, no me sorprendería si Condon revelase que sus asistentes de dirección hicieron la mayor parte del trabajo). Flojas, estúpidas e innecesariamente largas, al menos puedo decir que ambas películas de "Amanecer" son consistentes con lo terribles que fueron sus predecesoras.

"El Quinto Estado" (2013)

"El Quinto Estado" es la típica película para el Oscar: basada en una historia real, protagonizada por un personaje famoso (o tal vez, en este caso, infame), sobre un tema social y políticamente relevante. Y aunque Benedict Cumberbatch es adecuado como Julian Assange y Daniel Brühl da una buena actuación como siempre, a la película le falta algo. Es como si Condon hubiesen querido hacer algo parecido a "La red social", de David Fincher, pero con un guion bastante más flojo. Además, la película se salta varios escándalos de la vida real y termina de forma algo anticlimática y decepcionante. A nivel actoral cumple y es bastante emocionante por momentos, pero "El Quinto Estado" se queda a medio camino, lo cual hizo que no fuese considerada por la Academia para los premios Oscar del 2014.

"Sr. Holmes" (2015)

Esto está mejor. "Sr. Holmes" está protagonizada por un anciano y retirado Sherlock Holmes (Ian McKellen, nuevamente, sublime) que demuestra sus primeras señales de demencia, pero que de cuando en cuando muestra señales de su famosa inteligencia. La película es muy emotiva, incluso melancólica, mostrándonos un lado de Sherlock Holmes que muchos no esperábamos que podríamos llegar a ver en la pantalla grande. Es como ver lo que pasa cuando un héroe llega al crepúsculo de su vida, todavía obsesionado con un último caso, pero sin poder hacer mucho al respecto (al menos no sin algo de ayuda). El final es excelente —algo triste, sí, pero muy emotivo, y perfecto para la historia que Condon está contando.

"La bella y la bestia" (2017)

Por fin, llegamos a la razón por la cual me animé a escribir este artículo. Basada en la memorable película animada de los 90, "La Bella y la Bestia" promete ser un blockbuster excepcional, visualmente espectacular y muy emotivo. Sí, es un musical, al igual que el filme anterior, por lo que acá lo importante va a ser la manera en que Condon logre diferenciar esta nueva obra de su predecesora. El que sea de acción en vivo ya constituye una diferencia visual, sí, pero ¿qué hay de la historia? ¿Podrán profundizar algo más en ella, en las motivaciones de la Bestia, por ejemplo, o en algunos de los personajes secundarios? Eso espero. Considerando el historial de Condon con películas de grandes presupuestos, supongo que algunos podrían estar preocupados por la calidad de esta película, pero no creo que sea para tanto. El excelente reparto y la importancia que Disney le da a esta historia, deberían ser suficientes para dejarnos tranquilos.

De todos modos, como ya deben estar pensando, la única forma de averiguar si Condon logró hacer lo aparentemente imposible con este filme, será yendo a verla a los cines desde este jueves. En todo caso, si termina decepcionándonos, siempre tendremos la película con actores de carne y hueso de Christoph Gans, estrenada en nuestro país hace un par de años.

Ella es Bella, él es Feo

Estoy seguro de que más de un lector mío está muy emocionado por ver "La Bella y la Bestia"; es entendible. Es una de las historias más famosas y entretenidas jamás puestas en pantalla por Disney, por lo que ver una nueva versión, con actores famosos, grandes efectos visuales, y el potencial de desarrollar algo más emotivo, más humano, ciertamente es atractivo. Ojalá Condon y el resto de su equipo hayan estado a la altura de este desafío.