Panamericanos: populismo y derroche - por Oscar Rosales

2017-02-21 12:25:14

Oscar
Rosales
@orosalesk
 

En un país en el que millones de personas no tienen acceso a agua potable o acceso a la salud, gastar S/. 4 mil millones en un evento que no es rentable como los Juegos Panamericanos es una frivolidad.


Hace cuatro años, Susana Villarán celebraba emocionada la elección de Lima como la sede de los Juegos Panamericanos 2019. Se suponía que se había aumentado la inversión en deporte, que teníamos un sistema de transporte público que estaba mejorando y que reuníamos las condiciones para realizar a cabalidad uno de los eventos deportivos más sintonizado del planeta. Cuatro años han pasado desde entonces y la emoción se ha esfumado. Los Panamericanos parecen más un mal con el que tenemos que lidiar antes que una oportunidad para desarrollarnos como país. La Contraloría ha publicado un reciente informe en el que revela que las obras no solo están retrasadas respecto al Pan Maestro, sino que algunas ni siquiera tienen estudios de viabilidad.  

La verdad, sin embargo, es que la elección de Lima nunca fue una victoria que debimos celebrar. A los políticos les gusta hacer megaeventos deportivos para subir su popularidad, pero las consecuencias de estos suelen ser negativas: se gasta enormes cantidades de dinero en innecesaria infraestructura deportiva en vez de invertir en cuestiones más urgentes como el acceso a la salud o mejorar los colegios que se caen a pedazos. El ejemplo del Mundial Brasil 2014 es el más cercano: estadios en desuso construidos en lugares donde ni siquiera existe demanda.

En el caso de Lima, los Panamericanos nos costarán alrededor de S/ 4 mil millones. De estos, el 40% será utilizado para alimentación y movilización de los atletas y para cubrir los gastos administrativos. Es decir, ni siquiera para mejorar la infraestructura deportiva. Y esos S/ 4 mil millones son una cifra bastante optimista porque, como revela el experto en infraestructura de la Universidad de Oxford, Bent Flyvbjerg, el 90% de los proyectos de infraestructura termina costando más de lo proyectado. Los beneficios de las obras de infraestructura –como la Interoceánica- son sobrevalorados, mientras que el costo para el gobierno de esta inversión se subvalúa.

Pero, ¿cuáles son los beneficios estimados que justificarían los Panamericanos? Apenas S/600 millones. Una cifra ínfima comparada con la inversión. Tal vez parece que este gasto de S/4 mil millones "estimulará" la economía y generará empleos, pero uno siempre debe preguntarse en qué se hubiera usado este dinero si no lo hubiésemos malgastado en los Panamericanos. Si no nos hubieran cobrado impuestos para trasladarlos a grandes constructoras o a funcionarios públicos (son más o menos S/. 130 mil por cada peruano), muchas personas habrían podido emprender empresas, ahorrar para comprar una casa o pagar la educación de sus hijos. Incluso en manos del Estado, con el monto destinado a los Panamericanos podría brindar acceso a los servicios de agua y alcantarillado hasta a 4 millones de peruanos.

En un país en el que millones de personas no tienen acceso a servicios básicos, en el que la inseguridad se cobra cientos de vidas y en el que muchas personas fallecen porque donde viven no hay hospitales adecuadamente equipados, gastar S/. 4 mil millones en los Juegos Panamericanos es una frivolidad. Una muestra clara de cómo el Estado gasta dinero que podría beneficiar a los más necesitados en aras de realizar eventos populares.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS