(EDITORIAL): Un problema más grande que Figari
FUENTE: Difusión

2017-02-16 07:00:45

Altavoz 

Si bien el informe del Sodalicio reconoce que algunos de sus miembros cometieron abusos, tratan de individualizar un problema institucional que no se resume a Germán Doig, Luis Fernando Figari o Jeffrey Daniels.


Después de la lamentable decisión del Vaticano de no sancionar a Luis Fernando Figari como correspondía, el Sodalicio publicó un informe hecho por tres especialistas en el que se pone de manifiesto que el ahora protegido del Papa Francisco cometió abusos sexuales contra varios adultos y un menor de edad. No solo eso: el informe señala que otras cuatro personas cometieron abusos sexuales mientras fueron parte del Sodalicio.

Como documento, el informe que publicó ayer el Sodalicio es importante porque nos da luces sobre el problema y acepta que su fundador cometió abusos sexuales contra varias personas. Aunque menos duro, es un paso en el esclarecimiento de la verdad como el informe que el Sodalicio encargó a la Comisión Ética para la Justicia y la Reconciliación. En este caso, la organización religiosa ha reconocido que Figari sí abuso de al menos un menor de edad, lo que da fuerza a los testimonios de las víctimas frente a la indiferencia del Vaticano y el Ministerio Público.

Sin embargo, el informe tiene importantes deficiencias que es necesario notar. Porque, si queremos conocer la gravedad del asunto y proponer medidas acordes, no podemos quedarnos con la versión oficial del Sodalicio. Y es que, si bien se reconoce que hubo algunos sodálites que cometieron abusos, pareciera que el informe trata de individualizar un problema que no se resume a Germán Doig, Luis Fernando Figari o Jeffrey Daniels.

El informe, en ese sentido, falla al no abarcar ni hacer un listado de quienes conocieron el tema, pero no hicieron nada. A quienes, con razón, José Enrique Escardó -una de las víctimas- tilda como "encubridores". Además, no se dice nada sobre las pésimas acciones que se tomaron contra los primeros que hicieron las denuncias como el propio Escardó, a quien intentaron silenciar, amenazaron y buscaron desprestigiar.

Otra cosa que debe ser destacada es que si el informe dice que no fue la cultura del Sodalicio la que dio origen a estos abusos, lo cierto es que se trató de una institución que fue propicia para los crímenes de sus miembros. No olvidemos que el Sodalicio fue estructurado en torno a la figura cuasi divina de Figari y ponía como valor principal la obediencia a los superiores. En un contexto así, no debería de extrañarnos que haya habido personas que sometieron y abusaron de otros. Los valores que promovía el Sodalicio fueron en gran medida los que crearon una situación de subordinación perfecta para Figari y compañía.

Así las cosas, los informes que está publicando el Sodalicio son textos históricos rescatables, pero que distan mucho de ser una solución definitiva. El problema del Sodalicio es estructural y no algo que pueda ser resuelto si es que no se hace una reforma radical. Una reforma que difícilmente puedan llevar a cabo quienes fueron formados bajo el modelo de Figari como las autoridades sodálites actuales. El Sodalicio, a estas alturas, debe iniciar desde cero con líderes nuevos o desaparecer para evitar futuros abusos. Después de todo, la existencia del Sodalicio no es vital para la vivencia de la fe de un católico; es solo un camino que desde que se fundó ha mostrado no ser el correcto.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS