Vacancia por no creer lo mismo que yo - por Barbara Galletti
El iluminado parlamentario Moisés Guía.
FUENTE: Fotocomposición propia

2017-02-02 15:07:00

Barbara
Galletti
 

El congresista Guía de Peruanos Por El Kambio invita a vacar al presidente por diferencias religiosas.


“Hermanos cristianos, para mí es difícil poder convivir cuando tenemos una bancada dividida y los ministros no responden a una expectativa de identidad de género, y no hay una respuesta política de Estado, y esa es la verdad de todo esto”. Ok, hasta aquí hay solo un congresista apasionado por sus creencias en busca de respuestas a interrogantes presentadas por la recientemente famosa “ideología de género” en el nuevo Currículo Nacional. “Nos quieren engañar y mentir. Yo pido, desde ahora, que el 4 de marzo se declare la vacancia presidencial y la insurgencia popular”. Espera, ¿acaba de pedir la vacancia y ha llamado a la insurgencia popular contra el presidente de la República, que es el líder del partido con el que llegó al Congreso? Esto se ha salido por completo de control.

Estas fueron las declaraciones de Moisés Guía Pianto, congresista de Junín por la bancada de Peruanos por el Kambio, en un foro –llamado Identidad y Género– organizado por su propio despacho en un local del Congreso. Parece que el no escuchar las respuestas que buscaba por parte de la ministra de Educación, Marilú Martens, decidió convocar recursos constitucionales que buscarían la caída del presidente.

La Vacancia de la Presidencia de la República tiene solo cinco causales expresas en la Constitución. Entre estas, se me ocurre que Guía podría haber pensado en la segunda “(…) permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso”. Partiendo de esta premisa, ¿es moralmente incapaz el presidente de la República porque el ministro de Educación (anterior) aprobó el Currículo Nacional que busca la inclusión, la igualdad y el desarrollo pleno sin diferenciación, ni siquiera religiosa? No lo creo.

Luego, la figura del derecho constitucional a la Insurgencia defiende al ciudadano frente a la obediencia arbitraria de un gobierno usurpador. La población civil tiene derecho a salir a las calles y luchar en defensa del orden constitucional. Otra vez estoy confundida. Si no hay gobierno usurpador, ni transgresión a la Constitución, ni necesidad de obediencia arbitraria, ¿por qué convocó el parlamentario de Junín al levantamiento popular?

Lo cierto es que ni siquiera el propio Moisés Guía tuvo las respuestas a estas interrogantes cuando fue cuestionado el día de ayer, en Canal N, en una entrevista con Mario Ghibellini. El congresista decidió retirar –o intentar retirar– sus palabras y pedir perdón por lo que dijo. Sin embargo, sus “disculpas” dejaron un sinsabor pues no es que realmente no crea que lo que dijo está mal, sino que no debió decirlo él. “Es que yo hice en primera persona lo que van a hacer los hermanos cristianos el 4 de marzo”. Las palabras de Guía provocaron que la bancada oficialista abra un proceso disciplinario en su contra, a lo que el congresista contesta que si es expulsado sería por su fe –y no por proponer destituir al presidente porque sobre eso ya pidió perdón–.

Y entonces, ¿qué lo llevó a reaccionar tan aireadamente? “La indignación y la frustración que la ministra (de educación) nos deje con lo que hemos preparado y a nosotros ha costado mucho a ponernos a todos los cristianos evangélicos en una sola reunión”. Ah ya, entonces no era con el presidente, sino con la ministra Martens y su “insensibilidad” ante los argumentos cristianos. “(La ministra) quiere engañar(nos) y confundirnos. El género no se construye (…) nosotros nacemos varón mujer”, remató el congresista para las cámaras de Canal N.

El Perú es oficialmente laico. Es decir, a pesar de que la mayoría de peruanos puede pertenecer a determinada religión, el Estado no debe legislar basado en principios religiosos. Sin embargo, esto no implica que las normas no tomen en cuenta los valores de la sociedad. No es necesario ser religioso para ser honesto o tolerante, ni ser devoto te hace una buena persona porque sí. Por otro lado, no existe evidencia científica de lo que la comunidad cristiana asume como verdadero. Las recientes investigaciones exploran los distintos matices del género y afirman que no existen solo dos, femenino y masculino, y las experiencias y el desarrollo de cada persona pueden influir hacia un lado o el otro.

Yo digo: libertad ante todo. Libertad de identidad, libertad de expresión, libertad de hacer lo que te provoque hacer siempre que no dañe a otro. Usar la religión para justificar la intolerancia no es ideal. Y, si es que ellos desean criar a sus hijos bajo esos conceptos, pues que no se metan con los queremos que los nuestros se desarrollen en un ambiente de diversidad, tolerancia y libertad ante todo.



Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS