Cuando la ideología importa más que la ciencia - por Oscar Rosales
FUENTE: Difusión

2017-01-31 18:00:34

Oscar
Rosales
@orosalesk
 

Algunos piden un debate científico sobre el enfoque de género y que se respete sus puntos de vista, pero son los primeros en no pregonar con el ejemplo.


Muchos de los críticos del nuevo Currículo Nacional exigen un debate académico serio. No quieren ser tachados como homófobos ni ignorantes cuando manifiestan su rechazo al enfoque de género. Y, ciertamente, en el Perú necesitamos un debate sincero y basado en la evidencia sobre estos temas. Muchos, por ejemplo, están seguros de que lo que entendemos por "masculino" y "femenino" no tiene nada que ver con la biología cuando ello es bastante discutible. Expertos de las más prestigiosas universidades señalan que es probable que haya influencia de factores innatos en la construcción de los géneros y ello no tiene por qué ser negado de plano. Al fin y al cabo, lo que interesa es la verdad, no lo que cada uno quiera creer.

Sin embargo, muchos de quienes suelen reclamar un debate científico son los que menos hacen por promoverlo. Gran parte de los críticos –yo diría la mayoría– del enfoque de género no están dispuestos a debatir con la seriedad que el tema amerita. En realidad, estoy bastante seguro de que si quienes tanto critican el nuevo plan curricular o la imposición de la "ideología de género" se tomaran el tiempo de leer un poco de biología o psicología evolutiva no tendrían una oposición tan feroz y cantinflesca como la que hemos visto. Algunos no se limitan a citar a la Biblia, pero antes que explorar a profundidad la literatura existente buscan cualquier fuente que valide sus posturas ideológicas o religiosas (sin importar lo cuestionable que sea esta fuente).

Tómese por ejemplo un caso que ha ocurrido esta última semana. Paula Siverino, exdocente de la PUCP, y la Agrupación Universitaria Riva Agüero (AURA), han intercambiado artículos sobre el enfoque de género. La AURA se queja del "componente totalitario de la ideología de género", exige que respeten sus puntos de vista y reclama un debate "científico, sincero y amplio". Como prueba del error del "enfoque de género" –que estoy seguro tampoco se han tomado la molestia de estudiar– citan al Colegio Americano de Pediatras y el informe "Sexuality and gender" de la revista The New Atlantis.

¿Cuál es el problema? Que la primera se trata de una asociación que es considerada como ideológica por la comunidad científica (grupo de odio según Elmer Huerta) y la segunda es una revista cuyos artículos no pasan por un proceso de revisión por pares y cuyo estudio ha sido criticado por varios científicos debido a que omite una gran parte de la literatura especializada más reciente. Más aún, se trata de un informe que difícilmente sea tomado en cuenta cuando disponemos del masivo meta análisis dirigido por Michael Bailey, que ha sido publicado por Psychological Science in the Public Interest, uno de los journals más respetados de psicología, que concluye que la evidencia sobre las causas no sociales de la homosexualidad es ampliamente superior a la que se tiene para las causas sociales (que es muy débil en realidad). Si los críticos del enfoque de género tienen que recurrir a fuentes de dudosa credibilidad científica para sustentar su punto incluso cuando contamos con una extensa literatura al respecto, lo más probable su punto no sea precisamente el más fuerte.

Sobre temas de género existe mucho debate. Por ejemplo, aunque la evidencia parece mostrar que la homosexualidad es natural y no aprendida, todavía no se ha llegado a un consenso respecto a cuál es su causa. Para debatir, entonces, quedan numerosos temas y es preciso que lo hagamos con espíritu crítico y una mente abierta. Sin embargo, quienes tanto piden un debate científico y sin prejuicios como AURA y otras organizaciones religiosas, tal vez deberían tomar sus palabras más en serio e investigar sobre la literatura académica actual y el enfoque de género para que no digan cosas abiertamente falsas como "el llamado 'enfoque o perspectiva de género' corresponde a una radical y pseudo corriente académica que niega cualquier fundamento natural o biológico en la persona humana". Después de todo, la ciencia no tiene que amoldarse a ninguna creencia religiosa ni a ninguna ideología, sino ser tan independiente como sea posible.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS