El hombre que pudo iluminar el mundo - por Patricio Valderrama
Nikola Tesla
FUENTE: Difusión

2017-01-11 09:00:09

Patricio
Valderrama
 

"Si hace 100 años ya había alguien que podía transmitir electricidad por el aire -¡algo que todavía no tenemos!-, ¿ se imaginan lo que podríamos tener ahora? ¿Hologramas? ¿Autos voladores? ¿Celulares cuya batería jamás se agote? Quizás, hasta tú estarías leyendo esta columna desde una de las colonias humanas en Marte".


Hoy, damos ciertas cosas por sentadas: tener agua y electricidad en nuestras casas es algo completamente normal, leer las noticias desde nuestro teléfono mientras estamos en la carretera, viajando de una ciudad a otra, es algo que no sorprende a nadie, tener una videollamada con alguien al otro lado del mundo es algo cada vez más cotidiano.

La mayoría de estas ideas salieron de una de las mentes más brillantes que pasó por nuestro planeta, un hombre llamado Nikola Tesla. Nacido en Serbia, en 1856, llegó a los Estados Unidos en 1884 para iluminar el mundo, literalmente. En 1902, Tesla comenzó la construcción de la Torre Wardenclyffe (o Torre Tesla) cuya función era la transmisión de electricidad sin cables, similar al WiFi o a las señales de radio, la electricidad viaja por el aire en lugar de cables de cobre.

Para que tengamos una mejor idea, mientras que Tesla ya transmitía electricidad sin cables a principios del 1900, en Lima solamente existían 10 mil lámparas eléctricas que iluminaban el centro de la ciudad, las máquinas que funcionan a electricidad todavía demorarían unos años en llegar.

El objetivo de la Torre de Tesla era la transmisión de datos y electricidad a todo el planeta de manera gratuita e ilimitada. En la revista Wireless Telegraphy and Telephony, en 1908, Tesla dijo:

“… será posible para un hombre de negocios en Nueva York dictar instrucciones y tenerlas por escrito de forma instantánea en su oficina de Londres o en cualquier otro sitio. Podrá llamar desde su escritorio y hablar a cualquier teléfono suscrito en el planeta, sin cambio alguno en los equipos existentes. Un instrumento barato, no más grande que un reloj, permitirá a su portador escuchar en cualquier lado, en el mar o en tierra, música o canciones, o un discurso de un líder político, dictado en cualquier otro sitio, distante. Del mismo modo, cualquier dibujo, carácter, o impresión puede ser transferida de un lugar a otro…”. (“The Future of the Wireless Art,” Wireless Telegraphy and Telephony, 1908, pg. 67–71.)

En 1908 (¡hace 109 años!), Nikola Tesla ya hablaba del internet, de las computadoras portátiles, de los smartphones y hasta de los smartwatch.

Pero una vez más la corrupción y los intereses de unos cuantos aplastaron los sueños de un genio y le quitaron a la humanidad un mundo mejor. Fueron J.P. Morgan y su socio Thomas Edison (para mí, los primeros corruptos de la época moderna en Estados Unidos) los que se encargaron de desprestigiar a Nikola Tesla y a sus ideas, logrando que la Torre de Wardenclyffe nunca llegue a funcionar y así ellos podrían continuar con su principal negocio de esa época: vender cables.

Tesla murió en 1943 en la soledad y el olvido y junto con él su tecnología. Hoy, seguimos necesitando cables para cargar nuestros dispositivos y hacer funcionar nuestras máquinas, además de pagar un “Recibo de Luz” por algo que pudo ser gratuito e ilimitado.

Si hace 100 años ya había alguien que podía transmitir electricidad por el aire -¡algo que todavía no tenemos!-, ¿se imaginan lo que podríamos tener ahora? ¿Hologramas? ¿Autos voladores? ¿Celulares cuya batería jamás se agote? Quizás, hasta tú estarías leyendo esta columna desde una de las colonias humanas en Marte.

Que estas líneas sirvan como homenaje al mayor genio que la evolución nos pudo dar, alguien quien contribuyó al desarrollo de la robótica, el control remoto, el radar, las ciencias de la computación, la balística, la física nuclear y la física teórica, y que fue el inventor de la radio, el motor de inducción, la corriente alterna, y constructor de la central hidroeléctrica de las Cataratas del Niágara. 


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS