"Mi padre me estaba protegiendo, como cualquier padre debería", dijo la hija.

Jay Maynor, un hombre de 43 años de Alabama, Estados Unidos, ha sido sentenciado a 40 años de cárcel por disparar y matar a la persona que abusó sexualmente de su hija.

Raymond Earl Brooks, el violador, era el abuelo materno adoptivo de Julia, hija de Maynor. Según se determinó, habría abusado de ella cuando tenía entre cuatro y nueve años.

Maynor mató a Brooks en junio del 2014. Sin embargo, fue recién en noviembre del año pasado que se declaró culpable para que su hija no tuviera que testificar -y revivir el abuso- en el juicio.

Brooks, quien tenía 59 años cuando falleció, fue encontrado culpable de abuso sexual en el 2002. Fue sentenciado a cinco años pero salió luego de 27 meses y el pago de una fianza.

"Mi padre me estaba protegiendo, como cualquier padre debería hacer. Es un padre asombroso, el mejor, en realidad. Nos quiere muchísimo", señaló Julia.

Luego de que el caso obtuviera atención se creó una petición en Change.org para que Maynor fuera liberado o al menos recibiera una menor sentencia.

La petición, que al momento cuenta con 12,359 de las 15,000 firmas que se necesitan para llevarla al Gobernador de Alabama, Robert Bentley, señala: "Jay no es una amenaza para la sociedad. Es un buen hombre".