Elige que categorias deseas ver
Si tienes un rifle apuntado a tu cabeza, probablemente quieras revisar 20 veces todo antes de disparar.

David Blaine es conocido por llevar sus trucos de magia al límite constantemente. Pasar días encerrado en prisiones de hielo, aguantar la respiración por casi 20 minutos y dispararse en la boca son algunos de los más peligrosos.

Este último, en particular, probablemente sea el peor. En los otros, en caso de que las cosas estén saliendo mal, podría retirarse. Pero, ¿qué podría hacer si un disparo directo a su cabeza sale mal? Bueno, ahora lo sabe.

Blaine se encontraba grabando su famoso truco para su programa "Beyond Magic" frente a una audiencia de 20,000 personas en Las Vegas. Cuando disparó, las cosas no salieron como lo planeó.



El protector bucal de Blaine se destrozó por la potencia del disparo. Felizmente para el mago, la bala fue contenida, pero el susto que pasó no se lo quita nadie.

"El tiempo empezó a pasar muy lento. Cuando la bala chocó con el vaso, hubo un timbre muy agudo en mis oídos y sentí un impacto en la parte posterior de mi garganta", señaló el mago.

"Estaba seguro de que la bala había atravesado mi cabeza y que estaba muerto. Y, de repente, me volví consciente del dolor y me trajo de vuelta", agregó.

"En ese momento, me di cuenta de que el protector bucal simplemente se había destruido otra vez y que estaba vivo", finalizó mientras las imágenes lo muestran conmocionado, pero bien.

Un análisis posterior de su equipo médico determinó que sólo había sufrido heridas en su garganta, pero que se encontraba bien. La verdadera herida quedó en su equipo.

Los momentos después de que el truco no lo mató por milímetros están llenos de su equipo pidiéndole que no lo haga de nuevo. Por supuesto, él se rehusó y lo volverá a hacer.