Más de 1000 ejemplares han sido abandonados en las calles de China.

Aproximadamente 1000 ejemplares de mastines tibetanos, que hasta hace algún tiempo eran considerados como los perros más caros del mundo, han sido abandonados en la prefectura de Yushu, provincia de Qinghai, en China.

El mastín tibetano, que podía llegar a costar hasta US$1 millón, era considerado como un símbolo de estatus entre las personas con mucho poder y riqueza en China. 

Ahora, una gran disminución en la demanda, que se cree pudo ser causada por las políticas anticorrupción de este país y un exceso en la reproducción de esta raza, ha hecho que varios centros de crianza cierren.

Por este motivo, una gran cantidad de mastines ha sido abandonada en las calles. Lo más grave del asunto, es que comenzaron a atacar tiendas y personas debido a su desesperación.

A raíz de esto, el monasterio Surmang Namgyaltse y el gobierno de China han abierto un refugio para perros. Asimismo, los animales que han rescatado han sido esterilizados para empezar a controlar su población.