A propósito del proyecto de ley de Lescano, hablamos con un aficionado a la pornografía. "Mira: no hay ninguna relación en el hecho de consumir pornografía, no todo el mundo que ve eso va a salir inmediatamente a violar. Al contrario, para mucha gente es una especie de desfogue, hay mucha gente sola en el mundo, sobre todo hombres que por algún tema que tiene que ver con su condición física o social no tienen capacidad de establecer relaciones sexuales", apunta.

A propósito del proyecto de ley del congresista Lescano que busca prohibir la pornografía en Internet, bajo excusa del resguardar un interés público, Altavoz.pe habló con Alfredo Vanini -escritor, traductor, periodista cultural, coleccionista de grabados, lector juicioso de Susan Sontag, y como él mismo se define, un "aficionado al porno".

"Yo no tengo una relación especial con la pornografía en la medida en la que no soy actor, ni la produzco, ni hago películas (cosa que no me molestaría, por cierto). Pero quiero aclarar que mi relación es puramente de aficionado. Puramente estética: la aprecio mucho, nunca en casa mis padres me dijeron 'no veas nada de esto'. De  hecho, mi papá tenía una serie de revistas alemanas maravillosas que guardaba y que descubrí tempranamente", apunta Vanini. "Yo soy un gran lector. Me interesé por la literatura erótica, eso me llevó al cine, eso me llevó al cine, y esa es mi relación. Un poco de aficionado, sí, pero algo profunda", agrega. Estas fueron sus palabras.

"Es un despropósito regular la información y el porno es información"

Ya sobre el proyecto de ley de Yonhy Lescano, Vanini aclara que no lo conoce a fondo. "Pero me parece un despropósito regular en general la información que circula en la web. Eso atenta contra todo el mismo sistema que tanto defiende justamente gente como Lescano, el partido de Lescano que es Acción Popular, que es la libertad de expresión, la libertad de mercado. Es un despropósito tratar de regular la información, y la pornografía, nos guste o no, es información que circula en la web", continúa Vanini Benvenuto.

"Segunda cosa: si se regula -no sé si quiera prohibirla o regularla, pero ambas cosas son virtualmente imposibles- si se prohíbe y se regula, dice Lescano, van a haber más chicos que van a hacer deporte y van a estudiar, lo cual es otro despropósito porque en realidad, una cosa no se opone a la otra", señala el gestor cultural, y recuerda su propio caso.

"Yo hago deporte desde muy joven, tengo 50 años, yo nado todo el tiempo, y he consumido pornografía toda mi vida, desde que tenía ocho, nueve años, desde que descubrí estas revistas de mi papá. Tengo una colección de películas, puedo hablar solventemente sobre el tema pornográfico y eso no me ha impedido hacer deporte y tener una vida bastante sana, la verdad, y creo que he sido una persona más o menos estudiosa", remata.

"Para fomentar el deporte, lo que hay que hacer es construir infraestructura deportiva, reestablecer los cursos de educación física en los colegios públicos. Para que los chicos lean tienen que bajar los precios de los libros, tiene que buscarse mecanismos de promoción a la lectura. Implantar bibliotecas públicas en zonas en las que a veces no hay ni agua... eso es lo que se tiene que hacer, no prohibir la pornografía. Es como decir: 'quiero que mis hijos dejen de comer porque están gordos, voy a suprimir el refrigerador'. Encontrará seguro la manera de comer, así no haya refrigerador en casa. Hay que cambiar los hábitos", recomienda Vanini en vez de la ley de censura del porno. 

"Y tercero, así como hay gente que disfruta viendo jarrones chinos de la dinastía Ming, hay gente que disfruta viendo pornografía, sin que eso la haga una persona deleznable, una persona despreciable. La pornografía, cuando uno es adolescente, es un tema de curiosidad. Viene casi con el despertar sexual, tanto en hombres como en mujeres, que también consumen mucha pornografía. Los adolescentes quieren saber cómo se tira, entonces ven fotos, películas y se dan una idea del asunto. Luego se produce la iniciación sexual. Y después las mujeres y los hombres siguen viendo pornografía, un poco por disfrute, hay parejas que la ven juntas, es un disfrute como cualquier otro: puedo disfrutar leyendo 'Hamlet', y puedo disfrutar viendo 'Garganta profunda'", apunta, en referencia a la clásica película pornográfica de 1972.


(Escena de "Garganta profunda", 1972)

La imaginación pornográfica

Altavoz: Quisiera ahora preguntarte por la dimensión estética de la pornografía. El congresista Lescano parece ver la pornografía solamente como un objeto de incentivo de las pulsiones, ha dicho incluso que "distorsiona la conducta sexual de las personas" y que causaría violaciones. En la literatura, en el arte, no obstante, se ha explorado una parte estética de la pornografía. Tú eres un coleccionista de arte. ¿Qué puedes comentar al respecto?

Alfredo Vanini: Sin duda. Hay una dimensión estética grande, hay una dimensión imaginativa muy grande también. Mira, sobre esto de las violaciones me gustaría decir un par de cositas. Yo siempre  menciono el caso de este muchacho Clímaco (Basombrío), ¿recuerdas? Este muchacho iba a la iglesia todo el tiempo, era acólito, era un chico muy devoto, y de pronto agarra y mata a martillazos a una chica con la que él quería estar, ¿recuerdas ese caso? Un caso terrible. Además tenía nombre de santo.

Mira: no hay ninguna relación en el hecho de consumir pornografía, no todo el mundo que ve eso va a salir inmediatamente a violar. Al contrario, para mucha gente es una especie de desfogue, hay mucha gente sola en el mundo, sobre todo hombres que por algún tema que tiene que ver con su condición física o social no tienen capacidad de establecer relaciones sexuales. Recurren a la pornografía, por ello también la importancia de los burdeles. Entonces, Lescano no tiene la menor idea de lo que habla cuando relaciona consumo de pornografía y violación. 

Y respecto a tu pregunta, para no aburrirte, hay clásicos de la pornografía, hay películas como "Garganta profunda". La pornografía a veces dice más de lo que dice superficialmente. A veces hay algo más atrás, a veces denuncia algo que está mal en la sociedad. La pornografía es también un arma contra todo tipo de represión, religiosa, o contra todo tipo de represión política. Entonces, es muy necesario que exista sino que se consuma y que los chicos conozcan lo que es.

Que un señor Lescano, que no tiene idea de nada y que tiene que justificar el enorme sueldo que recibe sale con una tontería como esta de que hay que prohibir la pornografía -como si eso fuera posible, o como si eso fuera a remediar en algo-, al contrario, creo que empeoraría las cosas, creo que sería un antecedente pésimo porque después a otro se le va a ocurrir prohibir el fútbol. Si aguantamos programas basura como 'Combate' en nombre de la libertad de expresión, bueno, aguantemos también todo el resto.