Elige que categorias deseas ver
¿Por qué los fujimoristas y sus aliados los apristas quieren censurar a Jaime Saavedra? Dejamos la pregunta abierta, pero definitivamente no es porque la educación de los niños peruanos está empeorando.

Hace poco, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) publicó una encuesta sobre el grado de confianza que los peruanos tenemos en las distintas instituciones de nuestro país. En el tercer lugar, solamente superado por la Reniec y la Iglesia Católica, aparecía el Ministerio de Educación. Un 42.9 % de los peruanos afirmaba tener "suficiente o bastante" confianza en el ministerio dirigido por Jaime Saavedra. En contraste, muy al fondo de la tabla, en el penúltimo lugar y con un miserable 9.9%, aparecía la institución en la que trabajan los nuevos supuestos defensores de la transparencia y la educación de los niños peruanos: el Congreso de la República.  

La diferencia de resultados no debería sorprendernos. Aunque cada cinco años nos vemos obligados a votar por listas congresales, todos sabemos que al Congreso llegarán personas que no cumplirán sus promesas, que probablemente se verán envueltas en escándalos de corrupción y que se preocuparán más por sus propios intereses que por el bienestar del país. Aunque ciertamente hay personas decentes y preparadas que cumplen a cabalidad su función legislativa, un gran número de congresistas presenta proyectos de ley sin el más mínimo sustento, recurre a los argumentos más bajos para descalificar a su rival y representa intereses oscuros.

Si alguien cree que estamos siendo excesivamente críticos con nuestros parlamentarios, lo cierto es que lo que ha pasado los últimos días prueba que a veces el peor enemigo del Perú es el Congreso de la República. Ayer, por ejemplo, Mauricio Mulder comparó la contratación que hizo la SBS -un organismo autónomo del gobierno y cuya superintendente fue ratificada por el Congreso- de la esposa de Jaime Saavedra con lo sucedido con el "ministro del amor". ¿Presentó alguna razón para creer que una persona educada en dos de las mejores universidades del mundo como la Universidad de Salamanca y la Universidad de Nueva York haya sido contratada por un favor político o por corrupción? No, ninguno, solo quería dejar sentado un rumor infundado.

Pero esto no es lo único. Si revisamos en pliego interperlatorio, este solo muestra que los congresistas no tienen idea de lo que están haciendo o que han buscado cualquier excusa para interpelar a Saavedra. En las preguntas 12 y 15, el documento parlamentario interroga por la contratación de la empresa Deloitte para elaborar el plan maestro de los Juegos Panamericanos. ¿Cuál es el problema? Muy sencillo: el Minedu no realiza las contrataciones para los Juegos Panamericanos. Quien las realiza es el Proyecto Especial para la Preparación y Desarrollo de los XVII Juegos Panamericanos y Sextos Juegos Parapanamericanos del 2019 que tiene autonomía técnica, económica y administrativa. En otras palabras, Jaime Saavedra no tiene nada que ver.

Como si todos estos absurdos no fueran suficientes, algunos congresistas como Marco Miyashiro y Nelly Cuadros han emprendido una campaña sin sentido contra el Minedu por "imponer la ideología de género". ¿Cómo lo han hecho? Retuiteando imágenes de guías que no corresponden al nuevo plan curricular y que están fuera de vigencia. Al margen de esto, el nuevo plan curricular del Minedu no impone ninguna “ideología de género”, sino que simplemente incorpora lineamientos acordes a la ciencia y perfectamente compatibles con lo que se enseña en cualquier país desarrollado. Nuestros congresistas muy seguramente no leyeron la guía, pero probablemente tampoco tienen el menor conocimiento sobre el asunto que critican. En cualquier caso, deberían darnos vergüenza.

Ayer, mientras en el Congreso se aprobaba la interpelación de Jaime Saavedra –con la grosera abstención del Frente Amplio-, el ministro de Educación daba una conferencia en el CADE donde con datos mostraba los avances que se habían hecho en el sector. ¿Cuál fue la reacción del público? Los asistentes se pararon a aplaudir al titular del Minedu. ¿Por qué entonces los fujimoristas y sus aliados los apristas quieren censurar a Jaime Saavedra? Dejamos la pregunta abierta, pero definitivamente no es porque la educación de los niños peruanos está empeorando.