Elige que categorias deseas ver
"Esperamos que la histórica rivalidad entre Perú y Chile como producto de la Guerra del Pacífico se convierta, en esta era post La Haya, en alianza estratégica para el desarrollo de sus pueblos."

El encuentro del presidente Kuczynski con su par de Chile, Michelle Bachelet, abre buenas perspectivas para el desarrollo de ambos países en el marco de los acuerdos comerciales ya existentes, y por sus diversas potencialidades que están por explorar.

En las circunstancias actuales en las que están apareciendo giros de corte proteccionista en el comercio internacional, especialmente en el discurso del presidente de EEUU, resulta apremiante avizorar esas potenciales perspectivas reales que se presentarán para ambos países en términos de desarrollo e integración económica.

Más aún cuando ambos países han superado las sombras de cualquier diferendo limítrofe, y han manifestado su voluntad de avanzar juntos por una vía de cooperación comercial multilateral.

Si sabemos que los intereses económicos son gravitantes en las relaciones entre países entonces se puede avizorar un clima post Haya de mejor entendimiento y provecho para Perú y Chile en sus relaciones económicas y comerciales.

Lo que salta a la vista, a juzgar por las potencialidades de las economías de ambos países es la consolidación de una potente alianza comercial con preeminencia regional. Hoy, las relaciones económicas y comerciales entre Perú y Chile pasan por un buen momento: En el 2015 las exportaciones de Perú hacia Chile fueron alrededor de US$1,100 millones, y las importaciones provenientes de Chile ascendieron a cerca de US$1,200 millones. Para el presente año será igual o mayor.

El notable crecimiento del Perú desde los últimos quince años le ha granjeado potencialidades que lo sitúan poco detrás de Chile con amplias perspectivas de competencia y expansión virtuosas. Ambas economías tienen economías abiertas con grado de inversión que las hace atractivas para las inversiones extranjeras. Al 2014 Perú tenía unos US$ 9.000 millones invertidos en Chile en sectores de la minería, la industria, la alimentación, las finanzas y la pesca. A su vez, Chile tenía en el Perú unos US$ 14.000 millones invertidos en comercio, construcción, energía, finanzas, industria, minería, vivienda, etc.

Sin embargo, ambas economías necesitan seguir creciendo por ley económica. Por ello, está a la mano no solo la ampliación y fortalecimiento del Acuerdo de Libre Comercio entre Perú y Chile, sino también el aprovechamiento multilateral de la Alianza del Pacífico con amplias perspectivas de desarrollo.

Esperamos que la histórica rivalidad entre Perú y Chile como producto de la Guerra del Pacífico se convierta, en esta era post La Haya, en alianza estratégica para el desarrollo de sus pueblos.