Elige que categorias deseas ver
Este es el tercer día de la batalla en Mosul y ya se ha confirmado grandes avances contra el grupo terrorista.

Hoy se cumple el tercer día de la ofensiva contra el Estado Islámico (EI) en la ciudad de Mosul, la última fortaleza del grupo yihadista en Irak, y ya se puede notar grandes avances. Uno de ellos es la confirmación de que los líderes de la organización terrorista están abandonando el área y dejando la batalla a sus tropas extranjeras, lo que demostraría el éxito de la coalición internacional.

"Les contamos al Daesh que sus líderes los están abandonando. Hemos comprobado sus movimientos abandonando Mosul", informó Gary Volesky, general estadounidense apostado en Bagdad, mediante una videoconferencia.

El general Valery Gerasimov, jefe del estado mayor ruso, alertó por su lado el peligro de huida de los islamistas hacia la ciudad de Tal Afar o hacia Siria, sus dos opciones de escape.

"Es necesario no expulsar a los terroristas de un país a otro, sino que hay que abatirlos en el lugar”, afirmó.

En este video se observa a soldados del Estado Islámico siendo capturados por el ejército iraquí.


La importancia de Mosul

Mosul es la principal ciudad industrial del norte de Irak. Su población es bastante diversa y se compone de varios grupos étnicos entre los que se encuentran árabes, asirios, kurdos y turcos. Entre ellos, la mayoría es musulmana y cristiana, por lo que también era un centro cultural.

En junio del 2014 fue tomada por el Estado Islámico y es ahora el último bastión de su poder. Fue ahí donde el grupo anunció sus planes de formar un califato (un estado guiado por un sistema religioso como el propuesto por el profeta Mahoma).

Se espera que al capturarla se corte el acceso que tiene a los campos petrolíferos cerca de la ciudad, así como el movimiento de soldados, armas y recursos a lugares estratégicos. Con estas limitaciones, la economía del EI entraría en crisis.


Fuerzas de ataque

La coalición internacional encargada de expulsar al Estado Islámico de Mosul está conformada por fuerzas del ejército iraquí, las fuerzas kurdas de Irak y las fuerzas paramilitares chiitas, que suman 30 mil tropas. Con ellas, se encuentra un contingente de la Fuerza de Tarea Conjunta Combinada, en la que participan los Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Canadá, Australia, Dinamarca, Turquía y Alemania.

Durante las semanas anteriores al ataque, la coalición bombardeó objetivos claves para debilitar al grupo insurgente en preparación para la ofensiva.

Se cree que para el inicio del ataque, el 17 de este mes, había 8 mil militantes del EI en Mosul. Hoy se estima que todavía quedan de 3 mil a 5 mil combatientes.


Más de 30 mil tropas se encuentran listas para capturar Mosul. (Fuente: EFE)

Uno de los temores que se tiene es que los residentes puedan ser usados como escudos humanos. Se sabe que el grupo terrorista ha amenazado con ejecutar a quienes intenten huir de la ciudad y que ha colocado francotiradores, minas y trincheras para evitarlo. Estas últimas también sirven para defenderse de ataques por tierra.


La vida dentro de Mosul

Al momento de su captura, Mosul contaba con una población de 2.5 millones de personas. De ellos, más de la mitad ha huido o fallecido, dejando solo un estimado de entre 1 a 1.5 millones de habitantes.

Centenares han huido a las aldeas liberadas cercanas a la ciudad, por temor a que los yihadistas recapturen la ciudad.

Hace semanas, la Fuerza Aérea Iraquí soltó miles de panfletos advirtiendo sobre el inminente ataque. Esta era la única forma de comunicarse con ellos, pues el internet y las líneas telefónicas fueron cortadas.

Los residentes, por su lado, no se arriesgan. Pocos son los que salen luego de las cuatro de la tarde, nadie se queda más de un par de horas fuera. El temor a quedar en medio de un enfrentamiento está bastante presente.

Otro miedo es el de caer en algunas de las trampas que los soldados del EI han colocado en algunos barrios. Si bien varios lugares han sido abandonados, se han colocado trampas y explosivos diseñados para causar bajas en las tropas que ingresen a la fortaleza.

El futuro aún es incierto para los liberados. Mientras se desarrolle el asedio, será difícil entregar víveres.

“Creo que para este punto, (los residentes de Mosul) están tan desesperados que solo quieren que cualquiera los libere”, dijo a Buzzfeed Rasha Al Aqeedi, analista del Centro de Estudios e Investigación Al Mesbar, en Dubái. “Simplemente no quieren que la ciudad quede en ruinas y sobrevivir”, indicó.

La ONU anunció la entrega y construcción de centros de refugiados, pero no es seguro que vayan a soportar si es que la gran parte de quienes permanecen dentro deciden escapar.



En Jazir, al este de Mosul, se ha empezado a construir un centro de refugiados. (Fuente: AP)