INFORME: El caos reina en Río a una semana de los Juegos Olímpicos

2016-07-29 08:30:00

Antonella Chichizola 

Los Juegos de la XXXI Olimpiada se llevarán a cabo en Río de Janeiro entre el 5 y el 21 de agosto.


Las últimas semanas no han hecho más que traer malos augurios para la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: protestas del personal de la policía contra el gobierno, la muerte de un jaguar que '''resguardaba''' la antorcha olímpica, quejas por parte de las delegaciones -especialmente la australiana- debido a las paupérrimas condiciones en las que encontraron la villa deportiva, restos humanos varados en las playas donde se llevarán a cabo los partidos de vóley playa ... Y, además, un virus que aún no ha podido erradicarse. 

Wellcome to hell...

El problema de la policía es uno de los más preocupantes, no sólo por la creciente inseguridad que se vive en las calles brasileñas, sino que un evento masivo como los Juegos Olímpicos -que estará en el centro de la atención global durante casi un mes- es un blanco perfecto para ataques terroristas que buscan propagar el miedo a nivel mundial. De hecho, el ISIS soltó una primera amenaza hace varios meses asegurando que tenían los ojos puestos en Río. Ante ello, cualquiera pensaría que se ha trabajado en un plan que garantice la seguridad de los atletas y espectadores; pero son los policías los primeros en negar que se esté a salvo en Río. 


27 de junio 2016: Policías protestan contra el gobierno por atrasos en el pago de sus salarios.
Río de Janeiro, Brasil.

El mismo día de la protesta, agrupaciones se manifestaron en el aeropuerto con carteles que decían "Welcome to hell. Police and firefighters don'''t get paid, whoever comes to Rio de Janeiro will not be safe." (Bienvenidos al infierno. No se les paga ni a la Policía ni a los bomberos, quienquiera que venga a Río de Janeiro no estará a salvo). Y, por si fuera poco, los puentes de la ciudad se llenaron de graffitis asegurando que tampoco contaban con un servicio de salud apropiado. "Bienvenidos, no tenemos hospitales", fue uno de los mensajes. 

Directo en la llama

Un día antes, un sujeto trató de apagar la antorcha olímpica con un balde de agua. Marcelino Mateus Silva Proença, de 27 años, no tuvo la suficiente puntería -o convicción- para darle al fuego, pero logró mojar al portador de la antorcha y los guardias de seguridad que lo rodeaban. Fue arrestado y liberado. Que fue un reto de sus amigos, dijo un oficial de la policía. Marcelino Mateus siguió protestando a través de las redes sociales "Tengo la antorcha, pero no tengo educación, salud, seguridad, calidad de vida...", colocó en un meme con la imagen de He-Man sosteniendo la antorcha.

Justicia para Juma

Durante el paso de la antorcha, Juma, un jaguar encadenado que representaba a la mascota de las Olimpiadas 2016, se aseguraba de exotizar la ceremonia. Al finalizar el rito en el Centro de Instrucción de Guerra, escapó. Los militares dicen que intentó atacar a un soldado. Probaron con los dardos tranquilizantes, pero no dieron en el blanco. Con las balas, fueron mucho más precisos. Más de 25,000 personas se han unido bajo el lema "Justicia para Juma" en las redes sociales.

En Change.org, otras miles han firmado una petición que exige justicia para el animal bajo la sentencia de que Juma "fue sacado de su hábitat natural para servir de imagen de los patéticos Juegos Olímpicos que solo generan pérdidas a Brasil".

Los miembros del Comité Olímpico han pedido disculpas por lo ocurrido y aseguraron que no se repetirá una escena de ese tipo durante los Juegos. "Nos equivocamos al permitir que la antorcha olímpica, símbolo de paz y unión entre pueblos, fuera exhibida al lado de un animal salvaje encadenado. Esta escena es contraria a nuestras creencias y valores", declararon en un comunicado difundido a través de la cuenta oficial de Twitter de Río 2016.

Canguros para Australia

Cuando la delegación australiana se quejó por la condición en la que encontraron las instalaciones en las que vivirían durante los Juegos Olímpicos, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, dijo que conseguiría canguros para que se sintieran más cómodos. Hace un par de días, al menos tuvo la decencia de pedir disculpas tras comprobar que la villa tiene problemas con las conexiones eléctricas, de gas, agua y desagüe.

El Comité Olímpico aseguró tener "630 hombres trabajando 24 horas al día para arreglar los problemas en la Villa Olímpica y poder entregarla de forma impecable antes del fin de semana". Mientras tanto, la delegación australiana se hospeda en un hotel de la localidad. 

Un mar de deshechos

Otra de las grandes quejas que se han levantado contra la organización de las XXXI Olimpiadas, es por la contaminación de las aguas en las que algunos atletas tendrán que competir. Una de estas localidades es la Marina da Gloria, en donde desemboca una tubería de aguas residuales que fluye por toda la bahía.

De hecho, hay atletas que están tomando precauciones extra, luego de que algunos resultaran contagiados de enfermedades por practicar en esas aguas. El equipo de remo de los Estados Unidos, por ejemplo, ha previsto usar trajes antibacteriales seamless durante la competencia, mientras que el equipo de vela alemán está practicando navegar en aguas repletas de basura.

Restos en la arena

 

El 29 de junio, un hombre que corría por la playa temprano por la mañanan divisó lo que parecían ser restos de un cuerpo humano. Justo en frente de la Arena Olímpica de Vóley Playa en la famosa playa de Río, Copacabana. Los oficiales dijeron que parecía ser el cuerpo de una mujer o un niño, pero era difícil decirlo cuando sólo se encontró un pie desmembrado entre un cúmulo de restos irreconocibles varados en la arena. 

"No pudimos con el Zika" o "mejor congela tu esperma"

 
El británico Greg Rutherford competirá en la categoría de salto largo.

Además de una creciente ola de crimen y una crisis política que ha trascendido las barreras nacionales, Brasil es uno de los principales focos del mundo afectado por el virus del Zika. Es por eso que Greg Rutherford, uno de los atletas que competirá este agosto, decidió congelar su esperma por prevención. Después de todo, aún no se conocen al 100% los efectos del virus -que es transmitido por la picadura de un mosquito- ni cómo estos se propagan, por lo que es mejor tomar los rumores como una advertencia. En este caso, que el portador del Zika puede engendrar bebés con microcefalia.

Esperemos que, en esta semana que les queda, las autoridades puedan ponerse al día -al menos con lo indispensable- para garantizar la paz en los Juegos Olímpicos 2016. 


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS