Elige que categorias deseas ver
Entérate de la respuesta del superintendente de Migraciones.

En diciembre del año pasado una noticia sorprendió al país: mientras que los colombianos iban a poder viajar a Europa sin necesidad de obtener la Visa Schengen, los peruanos debíamos esperar varios meses más porque no contamos con pasaportes biométricos. Esto a pesar de que las negociaciones con la Unión Europea se iniciaron a la par con Colombia y de las constantes promesas de nuestras autoridades. Boris Potozen, superintendente de Migraciones había dicho incluso que para finales del año pasado íbamos a poder viajar a Europa con los pasaportes antiguos.  

¿Qué fue lo que sucedió? ¿Por qué no podemos viajar a Europa sin visa? En aquel entonces, preparamos un informe con todos los pormenores sobre el tema. Una secuencia extraña de eventos fue lo que motivó nuestra investigación: el gobierno realizó distintas acciones que demoraron mucho más de lo debido el proceso de adjudicación de la emisión de pasaportes biométricos. Primero, se intentó adjudicarlos a través de la modalidad "gobierno a gobierno" que consiste en abrir un concurso internacional en el cual distintos gobiernos del mundo autorizan a algunas empresas de sus países para que puedan participar en la licitación.  

Sin embargo, luego de la protesta de una empresa que se veía impedida de participar, se formó una comisión Ad Hoc que determinó que esta modalidad no traía ninguna ventaja técnica ni económica en comparación con la Ley de Contrataciones para el país. Lo único que hacía esta modalidad era impedir que cualquier empresa pueda participar, es decir, menos competencia. 

No obstante, lo más extraño y cuestionado vino después. En lugar de realizar la licitación de los pasaportes biométricos por medio de la Ley de Contrataciones como siempre se han adjudicado los pasaportes mecanizados (los que tenemos hoy), se realizó un concurso internacional a través de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de la ONU. Los cuestionamientos llegaban porque se decía que esta entidad nunca antes había hecho una licitación de pasaportes biométricos y por el secretismo que existió en torno al proceso de licitación. Se dijo que con estos extraños procesos se quiso beneficiar a una empresa francesa en particular. 

Debido a todas las interrogantes que surgían por el extraño proceder de Migraciones, desde Altavoz enviamos un cuestionario a su Superintendente, el abogado Boris Potozen quien aseguró que todas las críticas a su entidad venían de una empresa "mercantilista": Thomas Greg Perú. Por supuesto, también nos comunicamos con la empresa peruana para recibir sus descargos. Lo que viene a continuación es la segunda parte de esta historia que estos días volverá a cobrar relevancia porque los pasaportes biométricos se han prometido para este año. Aquí podrán encontrar los comunicados de las dos partes enfrentadas: Cuestionario a Potozen, descargo de Thomas Greg. 

Para el superintendente de Migraciones el proceso llevado a cabo por OACI es "incuestionable" ya que la entidad internacional "ha brindado asistencia técnica a más de 70 países y organizaciones internacionales en temas relacionados con la modernización de sus documentos de viaje". Eso sí, Potozen no nombró ni un solo caso más en el que la OACI haya llevado a cabo un proceso de licitación de pasaportes biométricos ni explicó por qué se prefirió este tipo de licitación a la Ley de Contrataciones del Estado.  

En su respuesta al superintendente Thomas Greg lo acusa de animadversión y desconocimiento de lo que es un pasaporte biométrico: "de las declaraciones del Sr. Potozen se infiere el odio, animadversión, antipatía y desprecio que tiene hacia la empresa Thomas Greg & Sons de Perú S.A., ya que, a pesar de que en el proceso de adquisición de los pasaportes electrónicos que condujo OACI, la citada empresa fue en consorcio con la firma Morpho y el respaldo técnico de IBM, el citado Superintendente solamente se expresa y ataca a Thomas Greg."