¿Por qué se están acabando las abejas? Entrevista al mago Plomo
Así juega poker el mago Plomo.
FUENTE: El mismísimo mago Plomo

2015-09-30 18:30:00

Raúl
Benavides
 

Se llama Ernesto, pero no tiene cara de Ernesto. Plomo. Para los amigos y hasta los extraños.


Conocí a Plomo en el Pez Amigo. Yo había organizado un equipo para que escriba sobre el Mundial de Brasil en Altavoz y uno de mis socios me había pedido que lo incluya. Plomo es mago, pero podría haber sido periodista, actor o hasta futbolista.

Sentados en el Cricket después de haber jugado dos rondas de penales le pregunto por qué había elegido la magia. Esperaba que me cuente una historia épica, que había tenido una epifanía. Plomo solamente se rió. La historia es mucho más real y, aunque menos romántica, mucho más valiosa. Como muchos, Plomo empezó pensando en qué no quería hacer: “¿Me imaginas 10 horas en una oficina? Me moriría de depresión.” A Plomo le gustaba hacer reír a la gente y la magia era una herramienta para hacerlo; pocas cosas rompen el hielo tan bien como un truco.

Plomo no es un mago de esos que usan capa y andan con varita. Más que un mago, es un truquero y uno improvisado: “Cuándo empecé a hacer magia, me llegó una carta de una asociación de magos firmada por un señor Palomino. En la carta decía que yo no era un mago. Que a lo más, era un Truquero Improvisado. Ahora llevo ese nombre con orgullo. Más que un mago soy un truquero.”

La magia, Plomo me explica, no está en el truco, está en la reacción del espectador. “Raulito, si estoy en mi cuarto solo y hago un truco, ¿es magia? ¿Me estoy haciendo magia a mi mismo? ¡No pues! ¿Cómo me voy a creer mi propio truco?” Mientras me habla, coge un poco de pasto y lo hace desaparecer. “Pero si estás tú, ya es magia. ¿Me entiendes?”

En “Se Están Acabando las Abejas” Plomo comparte escenario con NICOLÁ. A los magos, me dice, no les gusta compartir escenario, pero para él la magia es compartir. “Trabajar en esto ya es un lujo. Poder hacerlo con un amigo más aún.”

Le pregunto por el título del show y nuevamente se ríe. En el show, me explica, van a haber varias predicciones. “Se le atribuye a Einstein la frase de que cuando se acaben las abejas, el mundo se va a acabar. En el Perú están pasando varias cosas que me hacen pensar que el mundo está en problemas.” 

Antes de terminar la entrevista, buscamos la pelota. Plomo amarra su casaca a uno de los arcos creando un espacio pequeño debajo del travesaño. “Te apuesto que clavo la pelota ahí antes que tú.” Difícil discutir con un mago que predice el futuro.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS