Apagón por la memoria: ¿Por qué hacemos esto?, por Carlos Fernando de Trazegnies
Apagón por la memoria

2015-09-11 19:00:00

Carlos
de
Trazegnies
 

No podemos permitir que la gente que causó la muerte de miles de peruanos, vuelva a figurar como si nada hubiera pasado.


El día 10 de agosto de este año, Mijael Garrido Lecca publicó su columna semanal en Diario Altavoz con una novedad para los ávidos lectores: una propuesta lo suficientemente viable para lograr que nuestro país no siga retrocediendo de la manera en que lo hace hoy.

Muchos podrán no comulgar con las ideas de Garrido Lecca e incluso sentirán poco o nulo interés por lo que pueda estar proponiendo. La falta de interés es, pues, algo muy recurrente –y contraproducente– en nuestra sociedad. Lo cierto, además, es que solemos seguir una iniciativa porque viene de algún amigo nuestro o de un líder político con cuyas ideas nos sentimos muy identificados –o, cuando menos, cómodos–. ¿El problema con eso, señores? Si seguimos con esa mentalidad no podremos nunca evitar que una tragedia como la que azotó a nuestro país hace 30 años, vuelva a envolvernos y llevarnos al fondo del abismo –otra vez–. 

Las ideas valen por su contenido y brillan por su propia luz, no por la de la persona que las formuló. Y, por primera vez, veo yo una campaña que no busca el beneficio de pocos, la fama de alguno o el menosprecio de un grupo en particular. ¿De qué se trata esta campaña? De hacer que los peruanos no olvidemos.

¿Es algo muy peruano olvidarse?

En este momento estoy en Alemania. Y lo primero que viene a la mente cuando hablamos de historia por aquí es… Nazis, Holocausto, ¿cierto? Pues así es como lo vemos desde América Latina, porque es lo que nos han enseñado en nuestros cursos de Historia del SXX en la Universidad, de Historia Universal en el Colegio, y a través de novelas y otras obras literarias a las que podemos fácilmente acceder. Acá, sin embargo, los alemanes optaron hace mucho tiempo por avergonzarse de su pasado y, poco a poco parecen estar olvidando la terrible tragedia que vivió su país (eso considerando la cantidad de museos y memoriales al Holocausto, repartidos no sólo dentro del territorio de Alemania).

Acá está pasando lo mismo que en el Perú. Existe un partido político –y ya con algo de apoyo popular– llamado NPD (Partido Nacionalista Alemán), sucesor del Deutsche Reichspartei y del Sozialistische Reichspartei. Se auto-cataloga como partido de extrema derecha y es abiertamente denominado “neo-nazi”. Felizmente, sólo en 1969 pasó el millón de votos en las elecciones para el Parlamento Federal –lo que no les dio un solo escaño–. En las elecciones del 2013, consiguió poco más de 600,000 votos. Existen, asimismo, grupos de neo-nazis, no directamente vinculados con el NPD, que habrían sido los autores de los incendios de hogares para refugiados en lugares como Heidenau, en Dresden.

Queda claro que a algunos alemanes les falta leer su propia historia para poder desenmascarar a aquellos que aseguran que no hubo tal “Holocausto”, pero no vamos a seguir ocupándonos de este país. El punto es que lo que está pasando en el Perú no es algo sui generis. Tampoco es algo que nos haga ver como subdesarrollados. Pero sí es algo que podemos detener y que ciertamente podemos erradicar para siempre. ¿Pero cómo? Recordando y haciendo que todos recuerden. El FUDEPP, Movadef y Sendero Luminoso son distntas caras de la misma organización. La memoria es la mejor arma y el más reforzado escudo, por favor usémosla.

No metamos a la política en esto

La política en el Perú puede recibir todos los calificativos que se nos ocurran. El gobierno puede hacer las cosas bien o mal, también las puede hacer pésimo, pero hay algo que tenemos que entender: las acciones de un gobierno no son las acciones del país, y con quien queremos aliarnos y a quien queremos proteger en esta campaña es a nuestro país. Me sorprende mucho –y he aquí la razón por la que me mandé a escribir esta vez– ver que muchos conocidos y amigos prefieren criticar –o ignorar– esta iniciativa por arraigos ideológicos, diferencias políticas o simplemente por desinterés, que es mucho peor.

Acá nadie les está pidiendo que dejen de odiar a Fujimori, que avalen lo que hizo García o que perdonen a Toledo. No estamos pidiendo cubrir al gobierno –a ninguno–, así como tampoco estamos haciendo campaña para que alguien de Diario Altavoz sea candidato a la presidencia. Lo que estamos haciendo es uniéndonos por nuestro país, algo que debimos hacer desde hace mucho tiempo y que hasta hoy resulta imposible porque siempre aparecen sustratos ideológicos que lo impiden. La iniciativa hoy es de Altavoz, pero espero que en el futuro alguien más tenga las agallas para hacerlo.

Lo que yo veo acá no es un intento de figurar ni de ganar adeptos para algo. Lo que yo veo es amor por mi país y ganas de hacer algo respecto del avance del FUDEPP –Sendero Luminoso– en nuestra política. No podemos permitir que la gente que causó la muerte de miles de peruanos, vuelva a figurar como si nada hubiera pasado. Que figure si puede, pero que figure a la luz de la verdad.

Por último, si lo que quieren es hacer caso omiso a la campaña porque creen que no tiene ninguna relevancia, adelante. Pero si quieren poner un granito de arena y hacer que nuestro país recuerde lo que pasó hace 30 años, sugiero seguir esta iniciativa, tomarse una foto y subirla a las redes sociales. Con esto, generaremos una ola de memoria, una inyección de recuerdos, un pantallazo de la desgracia por la que pasamos y no queremos volver a pasar.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS